Ser guitarrista flamenco en la actualidad es un empeño innovador.

Daniel Casares es un artista prematuro. Desde muy niño destaca en su progresión como intérprete de la guitarra y pronto se hace poseedor de unas señas de identidad reconocibles en la renovación de un sonido clásico pero inevitablemente influído por maestros de una generación anterior como Paco de Lucía, Manolo Sanlúcar, Tomatito o Gerardo Núñez.

En su creación hace alarde de una capacidad inusitada para asimilar la profundidad del toque flamenco pero a la vez poder comunicarlo, por su capacidad para leer partituras, con grandes obras clásicas y otras músicas como la copla, la música de semana santa, el jazz o el fado.

Fue, en su momento, el artista más joven en recibir el Bordón Minero de La Unión con tan sólo 16 años y siempre constará en su currículum haber sido uno de los últimos acompañantes a la guitarra de una leyenda del cante como Juanito Valderrama, con el que grabará en un directo en La Unión titulado ‘Don Juan’. En solitario firma su primer disco con 19 primaveras titulado ‘Duende Flamenco’, para arrancar una fructífera relación con los estudios de grabación.

En 2005 le llega uno de los reconocimientos más importantes de su carrera; el de la Asociación de Cronistas de Espectáculos de Nueva York que supone un espaldarazo a su trayectoria internacional y le dispara en el mercado estadounidense, que ya nunca lo olvidará. Los críticos de flamenco españoles también lo ungirán con el reconocimiento ‘Miguel Acal’.

En 2007 presenta en el marco de la segunda Bienal Málaga en Flamenco, en el Teatro Cánovas, su cuarto disco ‘Caballero’ y tal aldabonazo se convierte en la consagración de su música como una de las banderas más reconocibles del panorama flamenco malagueño.

No le pasa por alto a Alejandro Sanz la capacidad de aquel muchachito de Estepona y en su siguiente trabajo de estudio, ‘El ladrón del agua’, participa en su producción.

Varios hechos más jalonan una madurez indiscutible en su guitarra de concierto. Ha llenado un santuario de la música como el Teatro Maestranza de Sevilla con su propuesta de fusión con la música sinfónica cofrade, en la puesta de largo hispalense de ‘Palo Santo‘. Ha abierto la Noche Blanca del Flamenco de Córdoba o ha cerrado el V Encuentro Internacional de Guitarra ‘Paco de Lucía’ de Algeciras.

Por no citar algunos de sus éxitos sonados en su incesante gira mundial con noches memorables como la regalada en el Carnegie Hall neoyorkino o en Río de Janeiro, en la Iglesia de Nuestra Señora de la Candelaria, donde presentó al público brasileño su concierto de Aranjuez del maestro Rodrigo en el 75 aniversario de la composición de esta obra mítica.

Precisamente La Luna de Alejandra y el Concierto de Aranjuez han sido una de sus últimas reinterpretaciones más giradas y recientemente su última grabación disponible junto al maestro Arturo Díez Boscovich y la Filarmónica de su tierra natal.

Como compañeros de viaje en toda su carrera, Daniel Casares ha tenido la suerte de colaborar con músicos de talla mundial como Lorena Mckennit, Dulce Pontes, Miguel Poveda, Cecilia Bartoli, Toquinho, Antonio Orozco, José Mercé o Adam Ben Ezra.

En la actualidad su capacidad comunicativa dentro y fuera de los escenarios le sigue lanzando al panorama musical internacional como uno de los intérpretes de guitarra más polivalentes de las últimas décadas y abriéndole una agenda incesante de citas, conciertos y grabaciones que se centran en su guitarra flamenca de concierto pero igualmente preparado para cualquier tipo de empresa compositiva o de interpretación que se le presente.

No te pierdas las últimas novedades del guitarrista flamenco.

Empresas con las que colaboramos y trabajamos

Visita la sección de contacto y envianos tu mensaje.